sábado, 11 de junio de 2011

Efectos políticos de la Gran Guerra

Entre las consecuencias políticas de la Primera Guerra Mundial se cuentan el tratado de Versalles, la sociedad de las naciones, el derrumbamiento definitivo de los imperios territoriales y la desaparición de las monarquías absolutas.

En enero de 1919 se firmó en París el Tratado de Versalles, en presencia de los gobernantes de las potencias vencedoras. El Tratado hizo responsable de la guerra a Alemania, a la que se le impuso severas condiciones. Las condiciones que este tratado estableció para la posguerra fueron las siguientes:

  • Pérdida de todas las colonias de Alemania, las que fueron repartidas entre las potencias vencedoras.
  • A Francia se le devolvió Alsacia y Lorena. Además, se rectificaron las fronteras de Bélgica, Dinamarca, Polonia y Lituania. En acuerdos posteriores se creó un nuevo estado, Yugoslavia, a concedérsele a Serbia, los territorios de Bosnia y Herzegovina, que se le restaron a Austria. A Austria también se le quitaba Hungría, y su dominio sobre las minorías checas, eslavas y rumanas, que constituirían naciones independientes. 
LAS FRONTERAS EUROPEAS TRAS VERSALLES
  • A Alemania se le impuso el pago de una indemnización de guerra en dinero (que se calculó posteriormente), a entregar su marina mercante, a constituir en un lapso de cinco años 200 mil toneladas de buques armados para las potencias aliadas y a entregar a éstas una determinada cantidad de ganado, material ferroviario carbón.
  • También se le exigió la entrega de 800 “criminales de guerra”, el emperador Guillermo II y el general Hindenburg.
  • Se prohibió a Alemania poseer un ejército superior a los cien mil soldados y tener servicio militar obligatorio. En adelante, Alemania no contaría con submarinos, ni aviación militar. Se lo obligaba también a desmilitarizar su frontera con Francia.

    Esta paz humillante impuesta a los vencidos no fue ratificada por el Senado norteamericano, lo que llevó a EE.UU a hacer acuerdos por separado con Alemania, Austria y Hungría.

    El nuevo sistema de relaciones internacionales inaugurado por el tratado de Versalles estuvo enmarcado en la Sociedad de las Naciones, organismo internacional destinado a hacer prevalecer el principio de la solución diplomática sobre la militar, en caso de que surgieran conflictos internacionales. De este modo, desapareció el sistema de alianzas imperialistas que se había desarrollado antes de la guerra.

    Pero, la nueva organización no tuvo mucho respaldo político (EE.UU. decidió no integrarla) ni poder para ratificar sus resoluciones, por lo que estuvo destinada al fracaso.

    Con la división de Austria-Hungría y las pérdidas territoriales sufridas por Alemania tras la guerra, desaparecieron los imperios territoriales en Europa. Sin embargo, con la subsistencia del colonialismo de las demás potencias europeas, más Estados Unidos Japón, el imperialismo persistió tras la Primera Guerra Mundial.

    Además, con la caída del zar Nicolás II en Rusia y el establecimiento posterior de la Rusia soviética, la “Gran Guerra” terminó definitivamente con las monarquías absolutas, que habían caracterizado a la política europea desde el siglo XVII.
     

    El mundo en crisis © 2010

    Blogger Templates by Splashy Templates